8K

Maratones, carreras y running

Causas del dolor en la cadera al correr

Los problemas de alineación de cadera son una de las principales causas del dolor de la cadera, tanto durante, como después de correr. Si no se tratan a tiempo, pueden causar una lesión grave.

La pelvis tiene un papel fundamental como punto de apoyo en cada uno de los tres planos de movimiento del cuerpo (frontal, sagital, transversal), por eso hay muchos puntos potenciales en los que pueden surgir problemas de alineación.

Causas del dolor en la cadera al correr

Lo malo es que los síntomas de una mala alineación no aparecen inmediatamente. Pueden tardar mucho tiempo en notarse, y suelen ser poco específicos. A menudo se confunden con una diferencia de longitud de las piernas.

Posibilidades de lesiones

Este problema en la alineación de la cadera es preocupante, pues es una potencial fuente de lesiones.

  • Lesiones de cadera o dolor: esto parece lo más obvio, pues la mayor fuerza de impacto se transmite hasta la cadera.
  • Lesiones de los tendones isquiotibiales: puede influir en la propulsión hacia adelante, haciendo más vulnerables a las tensiones a los tendones.
  • Síndrome de dolor patelofemoral: la rodilla es otro conjunto que lleva fuerzas excesivas en la pierna más larga y por lo tanto puede ser objeto de lesiones.
  • Tendinitis: Al aterrizar la otra piernas más corta.

Causas de los problemas de cadera

Hay varias causas posibles, y a menudo hay varias de ellas implicadas en cada caso concreto.

  • Los desequilibrios de la fuerza (o asimetrías): esto puede hacer que un corredor se apoye más en un lado que el el otro, y al final la cadera tira.
  • Historial de lesiones: un largo historial de lesiones puede ser un desarrollo de asimetría.
  • El lado por el que corremos: al tener que correr contra el trafico, tendemos a ir por el lado izquierdo de la calle. Esto hace la pierna izquierda baje más que la derecha, pues la mayoría de las carreteras tienen un arcén más bajo que la carretera para drenar el agua.
  • Mala postura: se trata de un contribuyente que se puede crear con el tiempo. Al sentarnos ligeramente de lado, cuando tendemos a apoyarnos contra un mostrador o una mesa de pie y durante la conducción.
  • Hábitos de desequilibrio: muchos de nosotros tenemos una tendencia a llevar las carteras o bolsos en el mismo lado, o poner el teléfono en la misma oreja y sujetarlo con los hombros. Todos estos gestos inocentes, van creando una desalineación de nuestra cadera sin darnos cuenta.