8K

Maratones, carreras y running

Hábitos para mantener la motivación

¿Qué sucede cuando logras la meta que te habías propuesto? ¿Y si no lo consigues? Quizás era correr una 5K, una 10K, perder 10 kilos, mejorar un tiempo, etc. Cuando ya lo has logrado o cuando no lo consigues por más que te esfuerzas, corres el riesgo de estancarte e incluso de abandonar los buenos hábitos que habías adquirido.

La constancia es la clave para continuar haciendo deporte. Por eso, hay que considerar los objetivos basándonos en el proceso, en lugar del resultado. Así se pueden celebrar más victorias frecuentemente, aunque sean pequeñas. También es importante evitar el pensamiento de todo o nada que provoca una decepción si interfieren factores fuera de tu control.

Hábitos para mantener la motivación

Por eso, hay que mantener estos hábitos saludables para mantenerse motivado y no abandonar.

Correr por la mañana

Al poner el entrenamiento en primer lugar en la agenda, hay menos posibilidades de que surjan imprevistos que te impidan hacerlo. Las personas que comienzan a correr temprano por la mañana mientras los demás están en la cama, además de tener menos interferencias para correr, tienen una energía extra para afrontar el resto del día.

Realizar un entrenamiento de fuerza regularmente

Construir músculo siempre es beneficioso, pues reduce el riesgo de tener una lesión y mejora el rendimiento del entrenamiento. ¿Cómo hacerlo? Diseñando un programa personalizado de ejercicios, dos para cada uno de los principales grupos musculares (parte superior del cuerpo, base y parte inferior del cuerpo), uno para la parte delantera y otro para la trasera. Hay que hacer esto dos o tres días a la semana.

Combina diferentes entrenamientos

Una vez que ya tienes el hábito de un entrenamiento constante, otros ejercicios como la natación, el ciclismo o el remo pueden aumentar tu condición física sin la tensión del entrenamiento. Al utilizar diferentes grupos musculares, se pueden corregir los desequilibrios musculares y conseguir un cuerpo más fuerte. Esto puede aumentar tu longevidad como corredor.

Come más verduras

Son bajas en calorías y están llenas de nutrientes. La verduras deben ser un elemento básico en la dieta de un corredor. Sus hidratos de carbono de alta calidad potencian el entrenamiento y sus antioxidantes te ayudan a recuperarte antes. Cada porción diaria de verduras reduce el riesgo de muerte temprana en un 5%.

Calentar antes de una carrera

Los estiramientos antes de una carrera preparan a tu organismo para una actividad intensa. Estiran los músculos (aunque no aumenta la flexibilidad) y previenen lesiones. Hay que tomarse de 10 a 15 minutos para el calentamiento.

Desconectar por lo menos una vez a la semana

Para corredores obsesionado con los datos, puede resultar difícil desprenderse del GPS o de su pulsómetro. Pero de vez en cuando hay que desconectar de todos los aparatos electrónicos y disfrutar de una buena conversación, de la belleza de un paisaje desconocido, de estar a solas con tus pensamientos, etc.

En la web vamosacorrer.com tienes más hábitos para mantener la motivación.