8K

Maratones, carreras y running

Protégete del frío cuando corras

Aunque el verano sea una época ideal para poder practicar el running, cualquier momento es bueno para salir a correr, incluso en invierno. Por esa razón hemos preparado este artículo, para ayudarte a protegerte del frío en la temporada fría y que puedas seguir practicando tu deporte favorito.

Hay que recordar que aunque el algodón sea confortable y cálido, no es recomendable para salir a correr durante la temporada de frío dado que es mucho más fácil que se produzcan rozaduras y correr sea más difícil y puede que incluso doloroso. Lo mejor es utilizar ropa técnica especial para el frío.

Protégete del frío cuando corras

Calentar no solo te protegerá del frío cuando corras

El calentamiento es muy importante antes de realizar una actividad física, especialmente cuando en el exterior hace mucho frío. Cuando el cuerpo está frío se agarrota y pueden producirse molestias a la hora de correr o incluso alguna lesión, razón de más para comenzar a calentar poco a poco e ir aumentando intensidad.

Los expertos siempre han recomendado hacer la ruta siempre contra el viento y acabarla con el viento a favor. La razón es sencilla, a medida que va pasando el tiempo, el frío va entrando en nuestro cuerpo, enfriándolo.

Por eso, si el viento viene de espalda, la sensación térmica es mucho menor en nuestro cuerpo y nos afectará menos. Si lo hacemos al revés, cuando estemos sudados y con el viento de cara, notaremos mucho más la sensación de frío y la piel de las manos y cara se reseque, pudiendo agrietarse.

La respiración es muy importante en todo momento y como runner debes saber que siempre se inspira por la nariz y se expira por la boca, incluso cuando hace demasiado frío. La razón es que cuando se inspira por la nariz, el aire aumenta su temperatura, lo que reduce la irritación de la garganta, mucho más que si respiramos por la boca.

En cuanto a la alimentación, un buen truco para aumentar el calor del cuerpo no es un caldo bien caliente (que nunca viene mal) sino comer alimentos como frutos secos o chocolate, por ejemplo.

La comida genera diferentes procesos en nuestro organismo, lo que hace que la temperatura aumente, aunque hay que tener cuidado, porque no a todo el mundo le sienta bien eso de comer mientras corre. Debemos ser conscientes de nuestras limitaciones.

Para finalizar, no hay que olvidarse que lo mejor para protegerse del frío cuando corremos, es salir en las horas en las que menos apriete el frío, es decir, a primera hora de la mañana y por la noche. Por ello hay que aprovechar siempre que podamos las horas centrales del día y aquellas zonas en las que no haya demasiada corriente de viento.